¿Vejez o sabiduría?

31180313_630962427235459_3831069085244850176_oNuestra salud depende exclusivamente de cómo es la imagen que nos hacemos de nosotros mismos. Claro que traemos una historia, un bagaje genético y transgeneracional en todos los planos de nuestra existencia, pero aun así, si creemos en nuestras posibilidades, las creamos.

Si nos denominamos “viejos”, eso significará para la mente que ya no servimos, que algo pronto ira a desecharse por ya estar gastado, roto, inútil. Así consideramos ahora a las personas mayores, cuando antes eran sinónimo de sabiduría y verdad.

Si tomamos una postura en la que nos sentimos capaces de hacer, disfrutar, elegir, expresar, pasamos a ser activos en nuestra vida, protagonistas, y la “vejez” no existe.
Podemos vencer el paso del tiempo, podemos revertir las enfermedades crónicas y evolutivas de generativas; todo esta en la mente.


La tercera edad es para disfrutar de lo ya hecho y volver a darse permiso para elegir qué hacer, disfrutar de los que nos rodean libres de culpas y tachar de la lista todo lo que “me hubiera gustado hacer”. 


No es volver a ser joven, no es rejuvenecer, es vivir la edad presente con cuerpo, mente y espíritu en plenitud y aprovechando esta oportunidad en la Tierra. 

Prof. Lic. Samanta Eliana Laghi
Yoga Integral Terapéutico en Banfield

Si es Yoga, es terapéutico

Yoga es para muchas personas la ambición de tocarse los pies con las manos; lograr una buena apertura de piernas y enroscarse lo más posible (¡eso demostrará una gran habilidad y entrenamiento físicos!) Pero, ¿qué hay detrás del logro de dichas u otras posturas básicas o avanzadas del milenario Yoga?

En cada movimiento consciente, en cada respiración presente, en cada postura sostenida, hay implicado un trabajo mental y emocional que trasciende el presente, apuntando directo a los bloqueos espirituales del pasado con un imán hasta aflorarlos traspasando la piel, la mente, el tiempo y el espacio.

Es ahí, en el presente inhalado y exhalado con consciencia corporal plena, donde los bloqueos son trabajados cara a cara para conocerlos, transitarlos y por fin transmutarlos en energía funcional, rehabilitándola para devolverla al cuerpo, a la mente y al espíritu ya sanada, evolucionada, potencial.

Por medio del encuentro con las propias sombras en casa asana  -postura- es que podemos convertirlas en luz y nutrir el presente que a cada segundo se convierte en pasado y avanza al futuro en un infinito de presencia, en una constante de trabajo interno arduo, profundo, intenso y motivador.

Cada vez que nos ponemos de cabeza nos enfrentamos con los miedos más ocultos; cada vez que juntamos las partes de nuestro cuerpo entre sí, nos devolvemos al útero, al puro yo; cada vez que extendemos nuestros brazos al mundo, expandimos al infinito la personalidad; cada vez  que contactamos con la Tierra absorbemos su sabiduría ancestral; cada vez que nos abrimos al Cielo, nos impacta su conocimiento espiritual.

Es terapéutico todo aquello que nos permite darle un giro a nuestra visión del mundo, como todo aquello que nos da herramientas para crear la realidad que más compatible sea con nuestro espíritu. Es terapéutico todo aquello que te desarma en mil pedazos para volver a empezar, y juntarlos de nuevo de acuerdo a tu propia intención y motivación.

Es terapéutico todo lo que te reinventa, lo que te hace sentir plenitud y conexión con la vida; lo que te hace sentir agradecido de estar en el universo latiendo a la par de otros que conforman tu red de contacto; es terapéutico lo que te hace sonreír de tranquilidad, paz y unidad. Es terapéutico aquello que disipa los miedos, destierra las trabas y te permite expandirte en creatividad y autenticidad.

Yoga es terapéutico siempre que tengas la intención de sanarte. Así también lo es pintar, bailar, caminar, pasear, tomar una fotografía, cocinar, escribir, tejer, dibujar y todo lo que te haga SER: Y en el ser no hay más que AMOR por lo que está realizando; amor a sí mismo con la  motivación de sanarse; amor para crear en su realidad lo necesario para ser FELIZ.

Siempre que quieras ser feliz, tendrás que buscar en tu interior aquello que espiritualmente te motiva a serlo. El amor que pongas en ello no es más que amor a vos mismo para reflejarte en la expresión de tu ser, verte, reconocerte, reconstruirte, re-crearte. Y ello no es más que un proceso terapéutico.

Cuando trabajás cuerpo, mente y espíritu para convertirte día a día en Profesor de Yoga, sabés que ello no es un “título” que se consigue estudiando, ni pagando inmensas sumas de dinero. Tampoco se consigue dañando el cuerpo para logar la postura perfecta y el cuerpo esbelto.

Se consigue habitando el sentimiento que estalla en cada encuentro con las asanas, con la respiración del aliento divino en el cuerpo, con la consciencia de que cada célula está puesta en acción a favor de la evolución. Cada obstáculo, cada dificultad a superar provendrá siempre de la mente, y la mente no es más que energía organizada  en patrones.  Aprendiendo a dar cuenta y vivenciar las emociones tal cual son, hallaremos la puerta para el encuentro con nuestras infinitas  y humanas posibilidades divinas.

 

Samanta Eliana Laghi

 

 

REFLEXIONES Y RECOMENDACIONES para iniciar actividades (en esta o cualquier otra escuela)

acro1

°Anotarse con responsabilidad. Si no estás segur@ de poder comenzar, no confirmes asistencia o esperá a estar 100% seguro en relación a horario, pago, compromiso con la regularidad de la asistencia.

°El lugar que tomás es una oportunidad. Otra persona se queda sin él, o retarda su comienzo hasta que haya vacante.

°Si vas a ausentarte, intentá avisar lo antes posible. Claro que siempre hay situaciones inesperadas y es entendible. Pero en caso contrario, si avisás con tiempo, otra persona puede aprovechar esa oportunidad.

°Siempre se recomienda llegar 10 minutos antes del inicio de la actividad. Para que puedas acomodarte, descansar y prepararte. Si llegás tarde sin avisar, faltamos el respeto a quienes fueron puntuales, interrumpís el clima al llegar y te perdés de lo más importante, el comienzo, el encuentro con tus pares, el espacio y el profesor.

°Cuando das tu palabra, otro(s) están confiando en tu presencia. Se planifica una actividad, se espera más de lo debido hasta que todos llegan, se adapta todo lo necesario. Se piensa, se reflexiona. Cuando faltás a tu palabra, se pierde tiempo, energía y motivación.

°Tu presencia en una actividad hace que ésta se enriquezca; no es lo mismo que no estés. Las dinámicas grupales son muy importantes y favorecen el trabajo terapéutico individual.

°Detrás de cada propuesta hay una planificación, lo cual lleva tiempo. Una preparación previa del lugar que se utiliza -limpieza, organización de los elementos de trabajo, clima-, inversión en materiales adecuados para tu bienestar -mats, elementos, mantas, equipo de música, calefacción, refrigerios, etc.-. Por lo tanto, tu compromiso, tanto la asistencia como la inversión material, son importantes y forman parte del respeto hacia todos los que asisten, brindan y sostienen la actividad y el espacio.

°Tu inversión monetaria contribuye a que el espacio físico se sostenga; los lugares se pagan, los servicios que usamos y los materiales que componen al salón, tanto como su mantenimiento. Por eso tu pago en tiempo y forma es una forma más de responsabilidad.

°Por cada hora de práctica que tomas, hay al menos 2 horas más de preparación intelectual, material y energética. Esta inversión se refleja en lo que recibís. Valorarlo con respeto es más importante que el porcentaje de dinero que corresponde al profesor.

°Recordá que a pesar de ser disciplinas espirituales, estamos trabajando; dedicando energía, poniendo el cuerpo, saliendo temprano de casa y llegando de noche, igual que vos.

Por todo esto y mucho más, tu respeto y responsabilidad es fundamental para que una actividad se sostenga y sea posible. En esta escuela, en otras, o en cualquier institución donde se te brinde un servicio. La comunicación respetuosa y responsable engrandece nuestra sociedad y con ello nuestro país.

Yo, Samanta, como Profesora de Aju Yoga, te informo, contesto y me expreso hacia vos con honestidad, sinceridad, respeto y responsabilidad, y brindándote la mayor excelencia para que te lleves momentos y herramientas de calidad que mejoren tu vida diaria a partir de tu interés, respeto y responsabilidad por vos mism@.

La información de mis actividades está a la vista siempre, de forma clara, transparente y auténtica, en mi web http://www.ajuyoga.com.ar o en mi muro de forma pública. Lo que no esté escrito podés consultarlo; saben los que me conocen que respondo prácticamente las 24hs, rápidamente y por todos los medios.

Gracias por leer hasta el final. Te espero en todas las propuestas de Aju para compatir aprendizajes y expandir consciencia.

Las posibilidades terapéuticas del Hatha-Yoga

(Bibliografía yóguica histórica – año 1985)

1478788990-portada

 

En la época moderna, con a creciente difusión y práctica ventajosa del hatha yoga -verdadera ciencia de la salud-, comprobando en su consolidación la prolongación de la juventud y de la vida, además de una perfecta armonía psicofísica, aumentan sin duda y cada vez más, sus aplicaciones terapéuticas en múltiples trastornos psicosomáticos.

Conviene señalar que el hatha yoga no significa una simple gimnasia, de naturaleza médica o fisiológica que se propone generar unos efectos benéficos de carácter esencialmente neuromuscular. El hatha yoga es en rigor un método energético integral en que el los elementos físicos no pueden separarse de los espirituales. A este respecto merece una cita especial la avalada opinión del eminente y famoso C. G. Jung: “Las numerosas prácticas del yoga correspondientes al cuerpo constituyen una higiene fisiológica superior a los habituales ejercicios de gimnasia y respiración, tanto más en cuanto no son simplemente mecánicos o científicos, sino filosóficos, y activan las distintas partes del cuerpo asociándolas al espíritu en su integridad. EL yoga une el cuerpo y el espíritu de una manera extraordinariamente completa.”

En un antiguo texto hindú encontramos que los signos de perfección del hatha yoga son los siguientes:

  1. A) el cuerpo es más esbelto.
  2. B) una lengua más elocuente.
  3. C) sentidos interiores que perciben más claramente.
  4. D) ojos más claros y luminosos.
  5. E) un cuerpo libre de enfermedades y obesidad.
  6. F) fluido seminal controlable.
  7. G) aumento del poder digestivo.
  8. H) purificación de los canales psíquicos.

La práctica de hatha yoga permite obtener un síntesis del equilibrio necesario para un individuo, con las siguientes cualidades: salud, éxito, sabiduría, sensatez, serenidad, santidad.

Según señala Aldo Saponaro, la ciencia médica ha encontrado en términos de fisiología moderna una explicación para la mayor parte de sus efectos benéficos.

De hecho, muchos de los ventajosos efectos del hatha yoga pueden ser explicados, atribuyéndolos, probablemente según los casos, a las siguientes causas básicas:

  1. A) mayor oxigenación de la sangre.
  2. B) mayor eliminación de toxinas.
  3. C) una más intensa irrigación sanguínea a los órganos y tejidos.
  4. D) una estimulación mayor de las glándulas excretoras o secretoras.
  5. E) un masaje indirecto de las vísceras internas.

Todos los hechos mencionados suceden con la adopción de determinadas posturas corporales (asanas) o de la práctica de ciertos modos de respiración (pranayamas).

Son múltiples y variados los efectos benéficos sobre la práctica del hatha yoga. En este sentido conviene enfocar los de orden físico y psíquico. Desde un punto de vista somático o físico, pueden citarse los siguientes resultados:

  1. A) potencia las energías del organismo.
  2. B) desintoxica los tejidos.
  3. C) relaja el sistema neuromuscular.
  4. D) confiere mayor activación a los diferentes sentidos.
  5. E) tonifica las funciones glandulares.
  6. F) refuerza un estado de equilibrio.

Las técnicas del yoga permiten alcanzar o recuperar el equilibrio natural del cuerpo. Un estado de equilibrio facilita el desenvolvimiento de todas las funciones vitales de los órganos internos y estimula armónicamente las actividades fisiológicas, en cuanto que un equilibrio inestable o imperfecto, que acostumbra a aparecer como consecuencia de los hábitos y exigencias antinaturales de la vida moderna, constituye un obstáculo y perturba las referidas funciones o actividades.

Desde el punto de vista psíquico o mental, pueden ser mencionados los siguientes efectos:

  1. A) desprendimiento de las pasiones.
  2. B) dominio de los impulsos.
  3. C) dilatación del espíritu.
  4. D) control de los pensamientos y de las emociones.
  5. E) desarrollo particular de la fuerza de voluntad, el autocontrol, de la memoria, de la capacidad de reflexión y de la concentración.
  6. F) favorece la actividad mental.
  7. G) aumenta los poderes intelectuales.
  8. H) proporciona serenidad, confianza, optimismo y paz interior.

Si se suman los dos grupos de efectos benéficos citados por el doctor Aldo Saponaro, podemos afirmar que la práctica del hatha yoga:

  1. Proporciona salud, fuerza y bienestar psicofísico.
  2. Permite evitar la dispersión de las energías.
  3. Favorece el rejuvenecimiento material de los tejidos orgánicos.
  4. Elimina la tensión nerviosa.
  5. Proporciona un dominio de los sentidos en beneficio de la mente.
  6. Facilita las funciones del cuerpo y la actividad.
  7. Ayuda a vivir en profundo acuerdo y sintonía con la naturaleza.

Conviene indicar que los variados ejercicios del hatha yoga no sólo son útiles para las finalidades higiénicas físicas o psíquicas, funcionales o estéticas sino que también pueden ser usados con fines terapéuticos, o sea, para eliminar trastornos y combatir afecciones o predisposiciones mórbidas (desde la ansiedad a las distonías neurovegetativas, desde la mala digestión a la constipación, del insomnio a las desviaciones de la columna vertebral, etc.)

De esta manera surge aquella recomendación fundamental: La práctica del hatha yoga es aconsejable para las personas saludables a fin de conservar la salud y defenderse de las dolencias, y para las personas enfermas, a fin de curar sus enfermedades.

El doctor Saponaro señala que una práctica seria y constante del hatha yoga confiere todos los beneficios anteriormente mencionados y se muestra ventajosa para todos: mejora siempre la intuición del científico, la inspiración del artista, la capacidad de aprendizaje y la memoria del estudioso, el rendimiento de trabajo de los trabajadores, los resultados de los deportistas, el atractivo de la mujer y las cualidades sociales del hombre mundano. En resumen, aumenta las posibilidades de éxito en la vida.

No podemos dejar de mencionar que la práctica del hatha yoga constituye un método terapéutico psicosomático de notable valor una vez que:

  1. Tiende a obtener la recuperación del equilibrio psicofísico del individuo.
  2. Procura imbuir en la persona serenidad, confianza, optimismo, control de las emociones, paz interior.
  3. Representa para el hombre embotado por la vida agitada e irracional de la civilización actual una especie de antídoto de las neurosis y de la deshumanización producida por la creciente mecanización.

Por eso, desde luego podemos afirmar que los resultados conseguidos con el hatha yoga en las dolencias psicosomáticas son notables. Desde las primeras semanas de práctica, el paciente experimenta una nueva sensación de bienestar, de recuperación orgánica, psíquica y mental y una disminución de los trastornos físicos de la enfermedad.

Además de todo ello, el hatha yoga es provechoso en el tratamiento de muchos otros trastornos o afecciones de carácter orgánico, en los cuales puede ser aplicado sólo o asociado a los medios terapéuticos habituales de la medicina tradicional.

Se impone todavía una salvedad: la práctica del hatha yoga no significa una especia de panacea que cura todo, pero sin duda sus ejercicios sirven para corregir, modificar, atenuar o elimina determinadas condiciones estructurales, funcionales o bioquímicas que constituyen la base de dichos trastornos, siendo así útiles en mayor o menos escala para combatirlos. Pueden por tanto, ser asociados a los tratamientos médicos instaurados en cada caso, potenciando los efectos y favoreciendo o acelerando la curación. En estos casos la selección de los ejercicios debe ser realizada a través de la colaboración entre médico y profesor de yoga.

Sabemos que cada postura o asana actúa según un mecanismo específico con el tipo de posición adoptada.

En el estudio de cada asana es indispensable señalar los efectos somático-mentales y las respectivas aplicaciones terapéuticas.

De un modo general es lícito afirmar que las posiciones del hatha yoga pueden:

  1. Mejorar cuantitativa y cualitativamente la circulación sanguínea en el cerebro.
  2. Determinar una mayor afluencia de sangre en un órgano determinado.
  3. Favorecer la eliminación de toxinas del organismo.
  4. Acelerar el metabolismo de los tejidos.
  5. Favorecer la absorción y la eliminación de sustancias vitales.
  6. Estimular ciertas secreciones glandulares.
  7. Provocar indirectamente un masaje del corazón y de otras vísceras internas.
  8. Estimular ciertas terminaciones nerviosas y consecuentemente determinadas funciones.
  9. Provocar desplazamientos de la masa sanguínea en la circulación.

Es evidente que no podemos en este ensayo citar los beneficios y las indicaciones de cada asana o de los diversos pranayamas, dado que significaría escribir un manual de tratamiento de las posturas del hatha yoga. Este tema está bien analizado en el excelente libro “Sanos y jóvenes con el Yoga”, del competente médico y profesor de yoga, Aldo Saponaro.

Es innegable que se puede atribuir al yoga un valioso papel en la prevención de dolencias y en el mantenimiento y la perfección de la salud, así como en la convalecencia y rehabilitación de los pacientes. EL hatha yoga como ha sido comprobado científicamente, puede también ser una herramienta útil en las manos de los médicos no ortodoxos, en lo que respecta a varias dolencias crónicas en las que la medicina moderna no consigue dar una respuesta definitiva.

Recordemos que entre las múltiples aplicaciones terapéuticas del yoga, Benson estudió su efecto en el uso de drogas y constató que la práctica del yoga disminuye el uso de aquellas psicoactivas, y esto porque el yoga, perfeccionando el control interno, disminuye la ansiedad, fortalece la salud mental y el bienestar y por lo tanto elimina el deseo de alucinógenos.

Los procedimientos de yoga usados con fines terapéuticos son de cuatro grupos:

  1. Shatkarmas: procedimientos de purificación.
  2. Sukshyama vyayana: ejercicios psicofísicos, simples, suaves.
  3. Asanas y mudras: posturas especiales del cuerpo.
  4. Pranayamas: regularización de la respiración y de la energía.

Así, el yoga chikitsa (terapéutico) por ejemplo le permite:

  1. A) al diabético llevar una vida más normal.
  2. B) al asmático, un invierno respirando libremente.
  3. C) al paciente con perturbaciones gastrointestinales, sentir alivio en las mismas.

Por otra parte, la práctica del hatha yoga muestra su valor en otras dolencias crónicas: hipertensión, hipotensión, dolencias coronarias, rinitis vasomotora o alérgica, dolencias ginecológicas, neurosis y psicosis y otras perturbaciones psicosomáticas.

En estas consideraciones nuestras sobre las indicaciones terapéuticas del yoga debemos todavía citar la importante contribución del profesor Hermógenes de Andrae, en especial para los diversos desórdenes nerviosos que encuentran alivio o eventual cura con la adopción de una serie de ejercicios adecuados como los sedantes o excitantes. La conocida obra “Yoga para nerviosos”, del citado profesor, es digna de ser leída y abordada de manera particular la aplicación del yoga a personas con múltiples desórdenes nerviosos o psicosomáticos, sustituyéndose las drogas y los remedios por las posturas o asanas bien escogidas, dosificadas y con innegables resultados. El libro del profesor Hermógenes presenta una grande y valiosa contribución para la hoy denominada y aceptada “yogaterapia”.

Mediante los múltiples estudios, las importantes pesquisas científicas y los diversos beneficios conseguidos por la práctica del hatha yoga como recurso coadyuvante en una enorme variedad de dolencias, es lícito esperar que en breve tiempo aparezca una verdadera enciclopedia médica yóguica, con sus indicaciones terapéuticas específicas, útiles, con base médica y fisiológica indudable, sirviendo de modo honesto y ventajoso para la profilaxis y también para la cura o mejora de una legión de pacientes y enfermos que existen en el mundo.

 

Dr. Alberto Lohmann (médico psiquiatra e instructor de yoga) – Años ´80.

Quién Soy

perf

Mi nombre es Samanta Eliana Laghi.

Soy Licenciada en Musicoterapia, Profesora de Yoga Integral, Maestra de Reiki Usui, Karuna y Aqualead, Doula y Terapeuta Floral.

Y de todo ello nace Aju Yoga.

Mis propuestas se caracterizan por su enfoque terapéutico, expresivo e integral, de forma que todo espacio se convierta en una posibilidad para sanar, soltar y transformar emociones, pensamientos, síntomas, etc., para vivir en comunión con nuestro espíritu, nuestro sabio interior.

Cada actividad está trabajada y creada de forma que quienes participen de ella puedan acceder sin dificultades, llevándose una experiencia de vida más que una acumulación de conocimientos. Por eso todo lo que nace dentro de Aju es elaborado de forma consciente, artesanal y detallada.

Imágenes, palabras, videos, audios, música. Todo eso también es parte de Aju con el objetivo de brindarte un abordaje integralmente organizado, claro, fácil, accesible.

Podés comunicarte conmigo frente a cualquier duda o consulta a través de la sección Contactate con Aju, donde además del formulario encontrarás todas las redes sociales para estar siempre al tanto de las novedades.

¡No dudes en suscribirte para recibir mes a mes las actividades en tu mail!

 

 

Gracias por elegir Aju Yoga