Masaje Sonoro

mano

El Masaje Sonoro se realiza ejecutando los cuencos tibetanos sobre y alrededor del cuerpo, en puntos específicos donde se encuentran los Chakras, centros energéticos que coinciden con nuestros órganos, glándulas y articulaciones.

Estos instrumentos ancestrales producen no sólo sonido sino también vibraciones, ambos de diferentes frecuencias que resultan armónicas entre sí. Esto quiere decir que la distancia entre ellas es proporcional, tiene un orden determinado. Al percutir -golpear- un cuenco o frotarlo, el sonido emitido está compuesto por varias frecuencias que se escuchan como graves, medias y agudas según su tamaño y forma de ejecución.

La terapéutica de esta intervención reside en la calidad del instrumento que se manifestará en su sonido y vibración, la técnica del terapeuta para ejecutarlo de forma intencionada y respetuosa sobre el cuerpo del paciente, y el vínculo entre ambos que se construye desde la escucha y la consciencia sobre su intención de trabajo. A través de este canal que se conforma -instrumentos-terapeuta-paciente- el sonido hace su trabajo ordenando la energía desequilibrada en los puntos en que se va trabajando a causa del fenómeno denominado Resonancia. La vibración del cuenco se transmite al cuerpo físico, mental, emocional y espiritual de la persona haciendo que comiencen a vibrar en dicha frecuencia, restableciéndose su orden natural armónico. Ese orden con el que fuimos creados y que percibimos como paz, y tranquilidad. Armonía.

De esta forma, los desequilibrios provocados por el stress, tensiones mentales y emocionales, síntomas, enfermedades y trastornos, comienzan a movilizarse desde su raíz para poder ser conscientizados y comprendidos conscientemente, y desde allí ser sanados a voluntad del paciente. Como toda terapia, la clave yace en la constancia y paciencia sobre el proceso que comienza a gestarse desde la primera sesión.

A cada paso se van desplegando emociones, situaciones, pensamientos que nos conectan cada vez más con nuestra esencial natural, liberándose así pesos y cargas emocionales que nos quitan de eje y nos enferman. Los cuencos tibetanos, como todo instrumento armónico ejecutado en sesión, son beneficiosos para la salud y manifiestan efectos en poco tiempo siempre que haya un compromiso activo de parte del receptor.

 

RESERVÁ TU TIEMPO PARA UNA SESIÓN y experimentá tu viaje a través del sonido!

 

Sesiones en Banfield Este

Samanta Eliana Laghi

Lic. en Musicoterapia – Prof. Yoga Integral Terapéutico – Terapeuta Vibroacústica

CONTACTATE!